Causas de la retención de líquidos

Artículo on

Entre las causas físicas que pueden producir acumulación de líquidos en el organismo están las siguientes:

  • Alteraciones en los vasos linfáticos: Los vasos linfáticos no pueden transportar la linfa y los líquidos sobrantes. Esto se puede producir debido a problemas genéticos o a infecciones. También resulta habitual después de ciertas operaciones contra el cáncer mediante quimioterapia o radioterapia.
  • Embarazo. El embarazo es una de las causas que puede producir hinchazón al producir cambios hormonales que afectan al intercambio de líquidos.
  • Menopausia. La menopausia es otra de las causas que produce muchas veces la retención de líquidos por razones hormonales.
  • Obesidad. El exceso de peso puede ser responsable de este trastorno.
  • Insuficiencia renal. La incapacidad de los riñones en eliminar los líquidos y sales sobrantes del organismo puede ser responsable de una hinchazón generalizada en el organismo o de la acumulación de líquidos en las piernas y en los tobillos.
  • Varices. Son responsables a veces de la hinchazón poco acentuada en los tobillos y de una pesadez general en las piernas. La causa es la poca fortaleza de las venas varicosas para impulsar la sangre de retorno.
  • Inflamaciones o enfermedades inflamatorias. Las inflamaciones producidas por golpes, torceduras, operaciones, etc, o las enfermedades inflamatorias como la artritis o la gota pueden provocar edemas al aumentar la cantidad de sangre a la zona afectada.
  • Tumores. Los tumores pueden alterar la circulación al presionar los vasos sanguíneos contiguos y producir retención de líquidos.
  • Insuficiencia venosa. La sangre queda retenida en las piernas por la poca eficacia de las venas de las piernas en retornar la sangre al corazón. Todo ello produce una acumulación de líquidos en las piernas con la correspondiente hinchazón, pesadez y dolor.
  • Trombosis en una pierna. La aparición de trombos en los vasos de una pierna puede ser responsable de estos síntomas.

Asimismo, hay actividades físicas que pueden producir acumulación de líquidos como aquellos trabajos que obligan a estar de pie muchas horas o permanecer sentado muchas horas.
Otras causas que pueden producir retención de líquidos son la utilización de ropa demasiado apretada al cuerpo, que hace disminuir la corriente sanguínea, favoreciendo la retención de líquidos. Ciertos medicamentos también pueden producir los mismos resultados así como la ingesta de sal, una mala nutrición y el calor o la humedad alta.